La displicente musa de la inspiración literaria no existe

Dicen que la inspiración tiene que encontrar al artista trabajando. Quiero pensar que eso significa que hay que escribir todo el tiempo y que en algún momento la luz – cuando se le de la gana hacerse – se hará y lo que se escribe en ese instante de suerte entonces sera arte.

O quizás inspiración es una buena idea que podemos plasmar.
O inspiración es ser tocado por un rayo de genialidad.

Para mi eso es un mito. Ese momento mágico donde al escritor le es concedida su obra maestra por una musa displicente, no existe.

Escribir viene de las tripas, de lo mas profundo de la vivencia emocional, es re- sentir el amor, el odio, la tristeza y plasmarlo en texto. Componer música, pintar, bailar, cantar viene del mismo punto situado en el centro del cuerpo y no de la cabeza y es así como un artista toca, acaricia a través de su arte a los que leen, escuchan, sienten o ven plasmado en su obra, les guste o no les guste, lo consideren bueno o piensen que es una basura. El arte es una forma de contacto mas allá de la piel.

Para escribir – digo escribir porque es lo mio, podría ser alfarería o cantar o subirse a un trapecio – es convocar al ser emocional y dejarlo que hable mientras yo tecleo lo mas rápido que puedo antes de que se evapore.

No llega cuando quiere sino cuando yo le llamo y eso si, no me dice lo que quiero. Susurra lo que hay. Cuando termino de escribir, eso es el borrador.

Y después si viene la parte donde es la cabeza la que trabaja, el estilo, la forma, la coherencia.

No puede hacerse – en mi caso – al revés – lo he hecho – porque si lo invierto, lo escrito carece de alma.

Lo que salga de ese trabajo puede ser bueno o no según quien quiera juzgarlo, pero ya cumplió su cometido. La emoción re- sentida fue liberada y se llevo a cualquier otra emoción que hubiera estado prisionera y el artista puede respirar de nuevo hasta la siguiente vez que “eso” se amontone y vuelva a golpear las paredes reclamando su libertad.

Si con el producto de ese auto exorcismo emocional literario logro que me publiquen, gano dinero, me vuelvo famosa, tengo fans, me compro un Cadillac y firmo autógrafos en giras promocionales, es algo completamente ajeno al proceso de crear arte.

¿Deseable? Si ¿Por que no? Deseable y respetable.

Pero nunca mi primer objetivo al sentarme a escribir.

(Publicado en mi perfil https://www.facebook.com/kiaw.dw

Anuncios

Agradezco su comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s