Casa y hogar 1

Después de mucho tiempo, Elena reaparece con la continuación de una historia que hizo que me retorciera en mi misma, como no hizo otro autor en 23 o 24 años. El mérito anterior, la marca, la tuvo Justine y los infortunios de la virtud.
Todo se retuerce en mi; desde mi parte más animal hasta la más racional.
No soy crítico literario. Soy lectora. Leo por emoción y no por estilo.
¿La recomiendo? No. Porque no sé si quieres este movimiento telúrico. Pero si dejas que sus letras lleguen a ti y tienes ganas de una sacudida, entonces si. Con todo mi corazón.

Cachorros y amos

— ¿Me puedes decir tu nombre completo?

—Jade Foster.

Ese era su nombre, pero luego de responder a la misma pregunta tantas veces seguidas, ya empezaba a dudar que fuera la respuesta que debía dar. Esta vez quien la interrogaba era una mujer que se vestía como hombre. Pantalón y chaqueta del mismo color oscuro y una blusa blanca. Incluso el pelo lo tenía amarrado y tirante, parecía que se le iba a desprender del cráneo.

Jade buscó con una mano temblorosa, las hebras doradas de su propio cabello. Estaba creciendo de nuevo, pero nunca lo iba a tener tan largo y bonito como lo tuvo alguna vez. Devan le cortó el pelo porque era un maldito hijo de perra. No, mejor no decir nada, porque si se llegaba a enterar que hablaba con esa mujer, la que se vestía como hombre y no se depilaba bien las cejas… Devan…

Ver la entrada original 7.429 palabras más

Anuncios

Agradezco su comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s