Soy un cactus, ese es mi alter ego. 

Nací en la CDMX, la ciudad más grande y llena de autos del mundo. Amo mi ciudad, adoro ir por todos lados encontrando nuevas rutas; siempre nuevas rutas.
No sé que responder cuando me preguntan que soy, pero intentaré dar respuesta a todas las preguntas que usualmente me hacen en los chats, en las redes sociales y si me dejo algo por fuera, es que tal vez no deseo que lo sepa nadie.

¿Eres hombre o mujer?
Hablando de sexo biológico, soy XX.
Hablando de identidad de género, soy cactus. La ventaja de ser un cactus es que puedo mantenerme un poco al margen de esas cuestiones.
Creo que las etiquetas son importantes; visibilizan y sensibilizan a la sociedad. Es importante dejar de meter a todos en un saco rosa o azul dependiendo de que cosa tienen entre las piernas, como separación de pollitos.
Pero yo de verdad preferiría no tener que usar ninguna: constriñen. Además, siempre que te pones una etiqueta, echas encima de ti, como una enorme cuba de brea, todo lo que tu interlocutor sabe de esa etiqueta y no tienes ningún control sobre eso.

¿Tu verdadero nombre es Alex Kiaw?
Esta pregunta me gusta. Sí es mi verdadero nombre, pero no es el que aparece en mi acta de nacimiento; es el nombre con el que me bauticé yo. De hecho, estoy planteándome si vale la pena iniciar el proceso legal de asumir ese nombre como verdadero. Me gusta, el que me dieron no va conmigo.

¿Qué significa Alex Kiaw?
Alex originalmente era Alexia y proviene de un personaje que no voy a decir de qué libro lo saqué. Es un personaje fascinante. Pero Alexia no sonaba bien. Alex suena bien; no sabes si es hombre o mujer, tal vez es una quimera y en estos tiempos revueltos vivir con identidad de quimera es algo novedoso y agradable. Va muy bien conmigo.
A veces no me importa que sepan que soy XX, a veces no quiero que lo sepan. Alex respeta muy bien ambos estados de ánimo.
Kiaw es la mitad del nombre nahuatl que me dieron por dia de nacimiento.
Completo es Kiawxochitl y significa “Flor de lluvia” o “lluvia florida”.

¿Cuántos años tienes?
Suficientes para ser tu madre pero no los suficientes como para haberlo visto todo. Aunque sostengo que tuve una adolescencia bastante más larga de lo que es decente o recomendable, siento que acabo de crecer hace muy poco. Así que todavía no se me olvidan las locuras. A veces me dicen que tengo 18. ¡Cositas!

¿En qué te inspiraste para escribir?
Siempre he sido una vagabunda de closet. Necesito el cambio, lo diverso y lo nuevo como necesito mi siguiente respiración, soy así desde siempre.
He ido y venido por todos los sitios en los que pude estar, he hecho todo cuanto he podido, me he involucrado en todas las situaciones en las que he podido meter la nariz. El resultado es un montón de experiencias de toda indole, carretadas de personas que alimentan con sus cosas raras y manías mis personajes.

¿Cuantos libros has escrito?

En este orden más o menos:

Ineditos y/o en proceso: Dennari, Eddennari, Dignidad, el Libro de Bashir, Beber de tí.
Anhelos es una larga, larga carta de amor. ¿Qué más puedo decir? Cuando estás enamorado hasta las pantuflas, todo es de color de rosa.

Ba´wa y sus libros posteriores realmente no tienen un origen. Fue un momento de divagar, de mirar mi techo y ver como una idea bien divertida escurre hasta caerme encima. Sin embargo, es otro gusto que me he dado.
Fernando, el protagonista, es muy tímido. Me recuerda a mi misma en una parte de mi vida. Nunca he dejado de ser introvertida, prefiero la soledad de mi casa que ningun otro sitio en la tierra, pero la vida me ha llevado a desarrollar habilidades sociales y a no morir en el intento. He superado esa timidez, pero Fernando relata lo que es vivir en ella, pasando desapercibido y además, rodeado de las cosas más increíbles y surrealistas. Quizás Ba´wa es también un poco, la historia de mis locas aventuras con gente extraña y nada convencional. El caos que impera cuando los locos se juntan, lo impredecible de la vida de los que se dedican al arte y en cuya compañia, puedes terminar comiendo langosta, durmiendo bajo un puente o arrestado en un retén de militares sin otra razón que tu fea cara.

“Éonios: Una eternidad sin tí y Por un minuto a tu lado
La bilogía del habitante de los bosques, fue una regresión hipnótica. Si, un tiempo estuve bastante interesada en cosas como las vidas pasadas.
Un oso grande y horrible me arrebató la vida y quise transmitir todo eso en una historia no basada en esa visión, pero sí que contiene todo el “aroma” a bosque, tan intenso, que recuerdo, junto con el susto tremendo que es saber que un oso te va a comer.

La Diosa de piedra; la escultura del jardín es un pequeño gusto que me di. Quienes me conocen saben que soy público muy interesado en los temas de la expresión sexual, la diversidad y la pluralidad, para mi todo se vale y todo esta bien, mientras sea sensato, seguro y consensuado. El BDSM como filosofía de vida me gusta, aunque en la práctica real difiere un poco de las fantasías. Tal vez difiere mucho, pues mientras que en la fantasía cada cosa es justa y precisa, los seres humanos no solemos ser tan exactos. Diferimos, fallamos, cambiamos y a veces podemos realmente tener problemas para comunicarnos, pues ni siquiera nos conocemos bien. Pero amo la apertura y la liberación de pecados y culpas que se extiende entre los prácticantes de BDSM, es maravilloso hablar de sexo con gente que no tiene miedo de llamar a las partes por su nombre, de expresar y expermientar sus deseos precisos, la confianza de saberse no juzgado, sino que el o los compañeros, buscarán su placer y complacerán en la medida del acuerdo previo. Amo el acuerdo previo.

Hambre Está muy relacionada con las historias de toda la vida de mi familia. Son mis experiencias paranormales de toda la vida. Que yo no las doy por ciertas, sé que hay explicaciones científicas para cada una de ellas y estoy bien con ello, pero de que asustan y cambian la vida, eso que ni que. Es el sabor de mi tierra, el color y el sonido. Es la familia. Lo centrados en la familia que somos los mexicanos.

Esclavo Es un exorcismo; los demonios creadores fueron Elena Blocker y Rieko Yoshihara. Pero también es expiación. Creo que en parte es una busqueda de redención. A veces cometemos errores y fallamos, erramos gravemente. Pero estoy convencida en que podemos alcanzar sabiduria y redención a través de la revisión, la aceptación y el trabajo personal.

Nexßis  En un mundo futuro, el clima ha cambiado tanto que la vida en el planeta tierra se ha vuelto dificil. Una esperada pero terrible era glacial hizo que los humanos abandonaran la tierra y poblaran un sistema triplanetario llamado OußTherLänt. Pero no importa cuanto tiempo viva la humanidad ni en que planeta. Aún tenemos que lidiar contra los dogmas y las convenciones sociales.

Matar a Navidad  No puedo decir que este sea un cuento de navidad. Creo que es una alucinación de navidad. Siempre interesada en la vida después de la muerte, me pregunto ¿qué pasa cuando el mundo retrocede?

¡Ah! Si. Por si no lo sabías, es el mundo es él que se va de tí.

Y después de llegar a la maravillosa conclusión de que la navidad tiene la culpa de todo y que había que matarla, he pasado mucho tiempo pensando en Alejandro, “El León” Casas, el sicario desalmado y su experiencia “más allá de la muerte”

Es esto lo que usualmente me preguntan. Si tienes alguna otra cosa que quieras saber, puedes ponerla en los comentarios y con gusto la responderé, a menos que no la quiera responder. En ese caso, no la responderé, también con mucho gusto.

Tengo TwitterFacebook, Grupo de Facebook, Fan Page y Wattpad .

Anuncios